lunedì 9 dicembre 2013

LA TUTA y NINCO NANCO: las fuerzas de autodefensa y el bandolerismo.





Cómo sabes que los que me siguen, mi punto de vista con respecto a los fenómenos delictivos se caracteriza también, y quizá sobre todo desde el desencanto visceral que me empuja sobre la misma noticia, el mundo anglosajón llama a este enfoque de "hacer inteligencia. Cosa que me gusta y en especial me motiva a siempre nuevas ideas acerca de la evolución de un mundo, aquel criminal, yendo más allá de el hecho de crónica.
 

Luego vienen a nosotros; en México la narcoguerra decenal para el control de los asuntos criminales se lleva a cabo entre los diferentes actores: el Estado que busca la afirmación de su identidad, las organizaciones criminales que están buscando poder y ganancias y, más recientemente, también las fuerzas autodefensa que están surgiendo en muchas áreas de la nación. Las causas de esta guerra son esencialmente dos, la incapacidad del Estado federal de controlar el país y el gran potencial económico generado por el tráfico de drogas procedente del triángulo norte de Colombia y Perú-Bolivia. Si el Estado no ejerce su función más importante, a saber, el poder de hacer cumplir las leyes que impone, a continuación, se encuentra una abertura en la que el crimen prolifera causando inseguridad social. No voy a entrar aquí otras causas que determinan el estado actual de las cosas, prefiriendo llevar de inmediato la atención del lector sobre este último factor, en orden de tiempo, aparecido en la ya difícil panorama social, las fuerzas mexicanas autodefensa urbana. En primer lugar, sin embargo, sólo una referencia necesaria al hecho que el territorio mexicano está lejos de ser homogéneo, de hecho, la dificultad de movimiento de personas y mercancías siempre ha caracterizado la historia. Especialmente los municipios más aislados han estado siempre a merced del poderoso local. Podríamos llamar a ellos, a utilizar un paralelismo con la historia de nuestro sur, los señores feudales. Éstos necesitaban, como estaban acostumbrados también los nuestros, de personajes violentos para controlar sus tierras y sus bienes. Hoy en día, las cosas han ciertamente cambiado, sin embargo, la forma de entender y proteger la propiedad se ha mantenido prácticamente igual. A cambiar, sin embargo, era el enemigo de tratar, ya no el aislado criminal o el pobre oprimido y hambriento, sino más bien los carteles de los narcos y, por supuesto, el Estado central, que se considera ausente y hasta arrogante. Así que en muchas zonas del país han surgido estas organizaciones de vigilantes paramilitar, los ciudadanos comunes y personajes de diversa índole, que tienen la intención de defender formalmente sus familias. No necesito inducir al lector a pensar sobre lo fácil que es, para los que tenían los medios y los fines, sobre todo, engañar a estos principios, en teoría, también compartidos, en su beneficio. Hoy, en el estado de la costa del Pacífico de Michoacán es un hombre, un maestro de escuela primaria, que se convirtió a esta nueva forma de auto-defensa acusando a los traficantes de drogas y el estado de estar confabulados contra ciudadanos indefensos incapaces de rebelarse contra este estado de cosas. LA TUTA, Servando Gómez Martínez es ahora jefe de los Caballeros Templarios, que se hace pasar por una fuerza de auto-defensa y protección de los derechos de los ciudadanos de a pie en Michoacán que nació de la escisión del cartel histórico de narcos. La Familia Michoacana, es ahora el tercer sindicato criminal para fuerza delincuente en México, ya porque los Caballeros Templarios, para financiarse cometen exactamente los mismos crímenes de sus competidores directos, es decir, la Federación de Sinaloa y los Zetas. La tuta habla en público, participa en programas de televisión en vivo invitando a los representantes del Estado federal a visitar el estado de Michoacán "con respeto". Esta afirmación repetida a menudo en sus proclamas me llamó la atención en particular. El respeto, eso es lo que preguntaba el jefe ladrón ladrón Lucano Ninco NANCO a el estado piamontés que estaba tratando de uinire Italia.


No voy más allá de esto, no hay ninguna necesidad y no debería insistir en tema también a mí querido. Y luego Ninco Nanco que hizo? El ladrón le robó a los propietarios de tierras y confiò de los emisarios del Papa de Roma y de los Borbonesque también el habían ascendido a coronel. Parece arriesgada la combinación? De ninguna manera es la historia que se repite, sin duda Giuseppe Nicola Summa Avigliano (PZ), Ninco Nanco, él realmente creía en Garibaldi, en un estado que hace cumplir las leyes que había visto demasiado a menudo pisoteadas en sus tierras. La Tuta será animada por los mismos ideales? Es difícil de decir. Seguro que hoy su organización, los Caballeros Templarios, que a el Estado pueden pedir un diálogo basado en el respeto, es aquella a la que van dirigidas las atenciónes de las fuerzas especiales y de la marina de guerra federal mexicano. Ninco Nanco fue traicionado, disparado en las espaldas y después de su muerte, también fotografiado. Vida dura para la Tuta.