martedì 15 febbraio 2011

Un año de guerra en México.

Un año de guerra en México.
El año 2010 estuvo marcado por la ferocidad dall'inaudita México, que ha llegado a la confrontación armada entre las diversas organizaciones criminales y el segundo contra el Estado federal. Las organizaciones criminales mexicanas están involucrados principalmente en el tráfico de drogas, la cocaína de los países andinos, el hachís y drgohe sintéticos producidos localmente, y destinados principalmente a los mercados norteamericanos y europeos, en el tráfico de seres humanos, aprovechando el flujo países sudamericanos y los secuestros para pedir rescate.
El nivel del enfrentamiento de la naturaleza absolutamente visto los medios y las fuerzas militares empleados por todos los actores involucrados es tan inusual que se produzca el exceso de las 11.000 víctimas, lo que resulta en un aumento del 70% en comparación con 2010. Este conflicto también ha ido más allá de los límites geográficos de los únicos estados en el norte de ampliar la participación de todo el territorio nacional.
El resurgimiento de la criminalidad está determinada por la búsqueda de espacio y de los mercados, sino también sobre la naturaleza de todo el paisaje delincuentes presencia mexicana es muy fluido debido a la falta de estrategias de penal en el mediano y largo plazo, pero sobre la base de la alianza es lograr una improvisada objetivo de las cuotas. Es, de hecho, una guerra de todos contra todos, el aliado de hoy lo más probable es ser enemigo de mañana.
El contraste a este fenómeno por las instituciones encargadas de las políticas sectoriales del presidente Felipe Calderón que es extrínseca, en esencia, involucrar al ejército, así como la policía federal, la lucha contra la delincuencia organizada. La actividad policial en los últimos meses se dirigieron directamente sólo para golpear la parte superior de los carteles más agresivos. Este enfoque tiene su fundamento en la doctrina estadounidense cristalizó en la Ley de Cabecillas y ya ha sido tratado en los últimos años en Colombia. No ser capaz de erradicar la delincuencia a través de medidas de políticas sociales y económicas, está afectando, con enfoque militar, y claramente identificado algunas de las principales organizaciones en la esperanza de que la dirección no ha podido demostrar este último se ha debilitado hasta el punto en que ya no constituyen una amenaza .
Un elemento que no necesariamente es imposible pasar por alto es el contexto geográfico en el que la dinámica continental de actuar para México, América Latina experimentó una temporada de renovación de la lucha feroz que participen las autoridades del gobierno y los delincuentes poderosos se han aliado con la guerrilla (cuando no se convierta en una entidad en sí mismo penal, ya que le está sucediendo a las FARC colombianas). El actual es sin duda una fase muy delicada de redefinición geopolítica y la consolidación de las diversas alianzas regionales, uno de los factores, si no central, al menos para asegurar el contrapeso para toda la zona es, por supuesto, el tráfico de drogas .
El Informe Mundial sobre Drogas 2010 la ONUDD (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) estima que la cantidad total de cocaína en el mercado internacional es de alrededor de 500 toneladas, lo que corresponde a un valor nominal de aproximadamente 88 mil millones de dólares. Aunque hay una disminución en la producción durante la última década en alrededor de 28% respecto al año 2000, América del Sur sigue siendo el eje principal en el comercio mundial de cocaína desde la Colombia, Perú y Bolivia, los mayores productores del mundo y México, Brasil y Venezuela, países de primer almacenaje y transporte de América del Norte y Europa.
La estrategia de lucha contra casados por el presidente Calderón ha producido, sin duda, buenos resultados sobre todo en los medios de comunicación de acuerdo a la justicia, con una acción espectacular de las fuerzas especiales del ejército, algunos de los criminales más buscados. Sin embargo, esta estrategia también tiene efectos secundarios no es desdeñable, ya que el espacio territorial de los cárteles de la debilitada repente se convierte en un campo de batalla entre la activación organizaciones delictivas, y al hacerlo, feroces batallas, con cientos de muertos, para garantizar el control.
Hoy el presidente Calderón está en una encrucijada, en alrededor de un año a partir de la próxima elección presidencial, se ve obligado a obtener resultados positivos en la lucha contra la delincuencia internacional organizada sobre la base de esto desde la campaña electoral anterior y la mayor parte del mandato actual. Teniendo en cuenta la práctica las probabilidades de que este resultado no se puede alcanzar con las actividades de policía, incluyendo pero no limitado a la falta de fondos federales, es probable que los intentos de lograr un equilibrio entre las facciones criminales diferentes en el juego con el fin de reducir significativamente los conflictos armados generando así una mayor sensación de seguridad entre los ciudadanos debido a la actividad de gobierno.
La última opción sería, en rigor, la aparición de un jugador dominante en el resto del paisaje penal. El análisis de la actuación policial y las alianzas entre los diferentes signos sugieren que este tema se pueden encontrar en el Cártel de Sinaloa rige por N º 2 del mundo, buscado Osama Bin Laden, Joaquín "El Chapo" Guzmán.
La opción estratégica del presidente Calderón tendrá consecuencias en los hechos de la noticia en los meses futuros, se presenta, y sólo entonces será posible comprobar y juzgar las decisiones de las instituciones que trabajan para combatir uno de los más sangrientos acontecimientos de la delincuencia organizada en todo el mundo.